Si esta arteria fuera tuya: ¿Tomas medicinas, te sometes a una cirugía o que te pongan stents?

Si esta arteria fuera tuya: ¿Tomas medicinas, te sometes a una cirugía o que te pongan  stents?

Un dolor de pecho opresivo retro esternal despierta a este hombre  de 69 años de edad  no diabético sin antecedentes  previos de  enfermedad cardiaca, quien  había estado celebrando con abundante comida y licor unas horas antes. El malestar es interpretado como gastritis por el paciente y su esposa, razón por la que se auto medica con un antiácido acompañado de un vaso de leche y vuele a la cama.

La mañana siguiente el malestar persiste, pero era tolerable  por lo que acude a la emergencia   12 horas después. Se le toma un electrocardiograma  que muestra un Infarto Agudo de Miocardio   (elevación del ST) de toda la cara anterior. El medico decide manejarlo medicamente y ante la persistencia de los síntomas decide enviarlo a sala de cateterismo cardiaco la mañana siguiente.

Arteria coronaria izquierda  dominante, difusamente calcificada, Descendente Anterior  con estenosis en su tercio proximal y medio del 90-95%, flujo TIMI 3, Circunfleja sin lesiones significativas.

Arteria Coronaria Derecha, hipotrofica, sumamente pequeña

Arteria Renal derecha  estenosis del 50 % ostial, la izquierda es sana

Ventriculografía: fracción de eyección del 45%, hipo quinesia franca de la cara antero apical

Se decide  tratar la arteria  Interventricular Anterior, previa angioplastia balón 2.5×30, se coloca  stent 2.5×24 proximal, 2.5×12 tercio medio y 8x 8 a nivel medio-distal. Revascularización exitosa.

Conceptos claves:

En una arteria coronaria calcificada, un balón debe ser capaz de expandirse completamente antes de que un stent sea colocado.

Las arterias de pequeño calibre  son difíciles de tratar  percutáneamente. Los stents medicados son beneficiosos pues previenen la re estenosis en este subgrupo de pacientes.

En la era moderna, la cirugía de by pass coronario  es necesaria  en menos del 0.5% de los pacientes  manejados percutáneamente en la sala de cateterismo cardiaco.

El 20% de los pacientes que tienen enfermedad severa de las arterias coronarias tienen placas en las arterias renales y de este 20 %, la mitad tienen enfermedad severa  susceptible de ser tratada en el laboratorio de cateterismo cardiaco.

 

Comparte este artículo