Evaluación pre operatoria

noviembre 30, 2010 Publicado por
Categoría: Información para pacientes 
Tags:

Así como revisamos la presión de las llantas, el agua, el nivel de aceite y el buen funcionamiento del motor del carro antes de hacer un viaje; de la misma manera debemos examinar el funcionamiento de  nuestro organismo en general y  de nuestro corazón en particular  antes de someternos a una operación quirúrgica.

El riesgo quirúrgico constituye la probabilidad de un eventual resultado adverso que incluye la  muerte; asociado a un procedimiento quirúrgico y su anestesia.

Algunos factores que deben  tomarse en cuenta para estimar el riesgo quirúrgico son: edad, sexo, raza, condición quirúrgica, enfermedades concomitantes,  presencia de enfermedades cardiovasculares y estado nutricional entre otros. 

Cuando una persona decide  operarse, acepta el  riesgo  con la expectativa  de beneficiarse  de la cirugía, mejorarse o curarse de su enfermedad, aliviar el dolor y más recientemente  elevar su autoestima mediante los tratamientos de cirugía plástica.

La evaluación médica pre-operatoria, es solicitada con el fin de catalogar y estudiar a los pacientes, prepararlos para la cirugía, y ayudar en su tratamiento, con el objetivo de  reducir los riesgos inherentes al procedimiento u otras condiciones; además de  valorar de una manera más ecuánime la relación de riesgo beneficio inherente a cada acto operatorio.

El uso de algunos medicamentos  puede estar asociado con riesgos específicos en el periodo peri operatorio, por ejemplo: el uso de diuréticos puede producir hipopotasemia (disminución del potasio en sangre) pudiendo esto   potenciar el efecto de algunos anestésicos. El uso  crónico de esteroides puede  comprometer la cicatrización de las heridas.

Durante la evaluación médica pre-operatoria, más  conocida como evaluación cardiovascular pre-operatoria, se  examina el estado general de salud del enfermo, además  de su condición  cardiovascular.

Durante esta evaluación cardiovascular   además investigar  los antecedentes personales, familiares, alergias y examen físico integral, se efectúa un electrocardiograma y una radiografía de tórax con el fin de evitar que el paciente  se presente a la cirugía en condiciones riesgosas tales como : hipertensión arterial no controlada, anemia,  diabetes mellitus no controlada , arritmias, enfermedades de los riñones, trastornos de la coagulación sanguínea, entre las más importantes que potencialmente pueden incrementar  el riesgo inherente a la cirugía. En caso de hallarse alguno o varios de estos problemas, se le indica tratamiento al paciente, se sugiere posponer la cirugía si esto no es una urgencia, a  manera que enfrente el acto quirúrgico en las mejores condiciones posibles, tratando de minimizar  al máximo los riesgos dependientes del paciente.

Se recomienda la realización de una espirometria pre-operatoria en el caso de aquellos pacientes que sean asmáticos, fumadores de más de 5 cigarrillos al día, bronquíticos, enfisematosos u obesos, por la posibilidad de complicaciones atribuibles a la función pulmonar.

Luego de haber realizado un examen minucioso del enfermo y tomando en consideración los factores descritos anteriormente, incluido  un electrocardiograma, se elabora un informe detallado en el que  se hacen recomendaciones a ser tomadas en cuenta para el tratamiento peri-operatorio.

Idealmente y a menos que se trate de una emergencia, esta evaluación debería practicarse con antelación al día pautado para la intervención.

Es importante subrayar que con   una evaluación pre operatoria no se aprueba el acto quirúrgico; en ella solamente  se hacen sugerencias  acerca del manejo del paciente para garantizar  que la cirugía se realice dentro de las mejores  condiciones posibles, pero  es el cirujano y /o el anestesiólogo  los que    deciden realizar, posponer o cancelar la cirugía.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Deja tu comentario