Cuidemos nuestro corazón en esta época de calor.

Desde hace unos días estamos experimentando un calor que creo, debe ser bastante similar al que  se resignaban a soportar, aquellos punches vivos que metía mi abuela en agua para elaborar la sopa que tanto me gustaba.

Me daba lástima que los cociera vivos pero, como cuando ya estaban cocinados no sentían… me los comía.

Hasta hace unos días  el calor era aceptable, siempre refrescaba por las noches. Pero desde hace un par de noches solo porque   que vivo en el Valle de las Hamacas  duermo con algo encima, no vaya a ser que tiemble y me encuentre a media noche corriendo como angelito sin alas.

La población  a riesgo en situaciones de calor extremo son: los ancianos, los lactantes  y niños, las personas con enfermedades crónicas que requieran  tratamiento medico como los que sufren fallo cardiaco  o insuficiencia renal y las personas dependientes de ser cuidadas.

Los ancianos son especialmente vulnerables  a causa del deterioro que tienen en su capacidad de sentir sed, no controlan de manera adecuada  el equilibrio agua- sal  en su cuerpo y tienen una disminución en la activación del termostato anatómico que activa la sudoración como mecanismo de auto enfriamiento corporal.

En los pacientes que  siguen un tratamiento crónico, antes de  tomar cualquier decisión en cuanto a regulación de medicamentos en esta época de calor, es imperativo  conocer lo más exacto posible el estado de hidratación, tomando en cuenta: la cantidad de líquidos que  ingiere, el peso corporal, la frecuencia cardiaca, la presión arterial y si es posible el nivel de creatinina medida básica de la función renal.

Los pacientes que  adolecen de enfermedad cardiaca    son más susceptibles a complicarse  en caso de sufrir de deshidratación  o calor extremo,  sobe todo aquellos que de alguna manera se beneficien  de medicinas que  tengan influencia directa sobre la cantidad de líquidos  que circula en su cuerpo como los diuréticos ( medicamentos utilizados para eliminar el exceso de agua del organismo), o los que deben ser tratados con anti arrítmicos para regular la cadencia eléctrica del corazón ,por el desequilibrio de minerales , o aquellos casos a mi juicio la mayoría, los pacientes con patologías cardiovasculares,  generalmente enfermos de edad avanzada  con múltiples enfermedades como diabetes e insuficiencia renal que deben ser tratados con varios medicamentos.

Pero los riesgos más elevados lo sufren los pacientes insuficientes renales que necesitan de Diálisis, a este tipo de personas hay que recomendarles insistentemente  vigilar durante la ola de calor  el peso, la presión arterial, y advertirles consultar con el Nefrólogo en el caso de que su peso pre-diálisis  sea inferior al “peso seco “o en el caso de una marcada disminución de la tensión arterial.

Los diabéticos  no están ausentes de la lista  de personas susceptibles  a complicarse  durante esta ola de calor, ya que en caso de sufrir de deshidratación, los niveles de azúcar en el cuerpo aumentan, lo que causa posteriormente una pérdida de agua vía urinaria, agravando la deshidratación.

Durante una ola de calor como la que esta sufriendo este bello país tropical, a todos los pacientes diabéticos , en mi opinión personal,  debemos aconsejarles   se efectúen  frecuentemente controles de azúcar en sangre, sobre todo en las personas de avanzada edad  con múltiples factores de riesgo.

A propósito, a la sopa de esos cangrejos morados llamados punches que hacia mi abuela, nadie la ha superado.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Deja tu comentario