Cuidado corazón….!lávese la boca!

marzo 14, 2011 Publicado por
Categoría: Información para pacientes 
Tags:

En ocasiones al acercarnos a una persona, somos víctimas de un aliento cuya fragancia recuerda la esencia misma de olor a desagüe, con la propiedad inherente  de repeler cualquier  intento  aproximacion.

Algunas veces esta dolencia es padecida por gente de conversación amena, con la preferimos la conversación telefónica y así escapar a la interlocución directa.

Para hablar claramente me refiero al mal aliento, llamado halitosis. El problema de padecer de halitosis es que el último que se da cuenta muchas veces es el que lo sufre.

El 90% de los casos de mal aliento  detectados en estudios médicos y científicos, son predominantemente de origen oral; el 10% restante se relacionan con afecciones fuera de la boca.

En la boca se alojan una gran cantidad de bacterias que se nutren de restos alimentarios  que quedan atrapados entre los dientes, o entre los dientes y las encías; cuando las bacterias digieren estos alimentos se desencadena  un proceso inflamatorio (Periodontitis)  que afecta  a los tejidos alrededor del diente (periodonto) que sirven para fijar el diente  al hueso que rodea las raíces del mismo; la mala higiene dental hace que este proceso inflamatorio se vuelva crónico  y que progrese cíclicamente; los síntomas varían  desde una leve inflamación  denominada  gingivitis que produce enrojecimiento, hinchazón, sangrado espontaneo o al cepillarse los dientes, hasta la formación de bolsas de pus entre el diente y la encía con pérdida del mismo.

Los desechos producidos por estas  bacterias  dan origen a unos compuestos sulfúricos volátiles que emanan aromas como olor a huevo podrido (sulfuro de hidrogeno) u olor a heces (metil mercaptano); o ácidos grasos de cadena corta como el butírico (olor a manteca rancia), propionico (olor a vomito) o valerico (olor a pies malolientes) entre otros; lógicamente productores del mal aliento.

Pero… ¿porque un cardiólogo habla de la halitosis?

Las enfermedades cardio vasculares constituyen la principal causa de muertes en países no violentos, y tienen su génesis  indiscutible en la enfermedad de las arterias coronarias (arterias del corazón).

Desde hace muchos años sabemos que hay una relación entre  las  enfermedades de las encías con los accidentes cardiacos incluyendo el Infarto Cardiaco.
Ambas dolencias se   caracterizan por dar pocas “señales de aviso”, a tal grado que la mayor parte de la población que las padece desconoce que las está sufriendo.

Al momento actual se ha encontrado  un germen llamado Porphyromona Gingivalis y otros gérmenes causantes de periodontitis  en los tapones de las arterias del corazón, y cada vez hay más pruebas   que avalan la existencia   de un  mecanismo inflamatorio derivado de la influencia de las bacterias  pobladoras de la cavidad oral.

La enfermedad periodontal y la enfermedad de las arterias coronarias tienen factores en común como: el tabaquismo, diabetes mal controlada y stress.
La mayoría de los factores de riesgo  pueden ser modificados  al cambiar nuestros hábitos, aunque tenemos que estar conscientes  que puede existir un tipo de  predisposición familiar en algunos casos.

La buena noticia es que en todos los casos, la posibilidad de contraer  enfermedades periodontales se reduce drásticamente  al incluir a la higiene oral dentro de las buenas costumbres  y prácticas cotidianas.

Consultando  con amigos odontólogos me explican que cepillar  y utilizar  hilo dental es la mejor manera de remover la placa  que daña los dientes y que la secuencia de esto no hace ninguna diferencia .

De manera que limpiarse adecuadamente los dientes no solo lo libraran de un ataque cardiaco, sino también  de las cadenas del mal aliento. Visite su dentista.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Un comentario para “Cuidado corazón….!lávese la boca!”

  1. Sara Amaya dice:

    Me parece muy interesante este artículo, visitemos al dentista mas frecuentemente.

Deja tu comentario